jueves, 19 de diciembre de 2013

Gestión del cambio ¿en el Vaticano?

Estábamos distanciados los terrenales de lo celestial o mejor dicho de lo eclesiástico y no era por gusto propio sino más bien porque era la propia iglesia la que se separaba (a través de su estructura) de su propio credo y por ende se separaba de sus creyentes.

Como suele ocurrir en los turnarround empresariales la propiedad tarda pero termina reaccionando una vez entiende lo que verdaderamente esta ocurriendo. Parece que el último cónclave tuvo un poco tambien de junta de accionistas/junta rectora y quien resultó en primera posición de tan magna organizacion es un líder (Papa Francisco I) que destaca por su sensatez cada vez que abre la boca. A juzgar por la trayectoria de etapas pretéritas, no debe tener demasiados amigos de los que quedaban dentro y escucho cada vez más gestos más simpatía de los múltiples que habían abandonado la práctica. 


Difícil gestión del cambio la que resta, con un antecesor merodeando y una extensa nómina de fallidos intentos de cambio (con "forzosas" salidas). Se me antoja que si consigue cambiar la cultura, cambiará la estrategia.

Mi mayor respeto y admiración a ese "gestor del cambio" por esa ingrata labor que tantos disgustos le estará reportando pero que tiene el mayor de los retornos de inversión.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Hablando de deuda pública ¿De qué se alegran?


Se incrementa rápida y silenciosamente el endeudamiento del estado mientras escuchamos ridículos mensajes alardeando de haber "colocado" mucha más deuda de la que esperaba, y los que lo dicen/escriben se quedan tan contentos, como si no hubiese he devolverla.

Debe ser que con esto de la Navidad que es una época en la que los niños le piden a Papá Noel qué es lo que quieren y los adultos pagan por ello la gente se confunde y se cree que es bueno el déficit del estado que es justo lo contrario de la Navidad ya que los adultos le piden al gobierno lo que quieren y los niños pagarán por ello toda su vida.

Mientras... algunos se alegran, no se todavía de que.

Por si os queda alguna duda del drama estatal que vivimos os dejo un clarificador artículo nada más y nada menos que 16,6% puntitos de más en un solo año (esperemos que este dato nefasto no esté ademas adulterado con trampitas contables).

domingo, 29 de septiembre de 2013

La cara oculta del low cost hace daño a Ryanair

Hace algún tiempo que los becarios que dirigen muchos periódicos ya no hablan de Ryan Air, debe ocurrir como con el terrremoto de Haiti, que tambien se ha resuelto en unos cuantos meses.

Volviendo a la aerolinea parece que el mundo se encuentra dividido entre silenciosos partidarios y sonoros detractores de Ryanair. Desde luego, la radical segmentación de mercado termina generando verdaderas diferencias entre los consumidores de los distintos segmentos de mercado que además tambien estan radicalizando sus posiciones. En algunos casos intuyo que incentivadas por jugosas cantidades de dinero.

Y un ejemplo muy claro de esta radicalización es el que está saltando a la luz con el caso de Ryanair y el mercado de las aerolíneas de low cost. Llevo muchos años desarrollando este caso en mis clases de estrategia porque significa un claro ejemplo de como una empresa es capaz de definir unas operaciones tan características que constituyen en si mismas una nueva categoría empresarial.

Lo de volar con Ryanair me ha costado algún que otro disgusto en mi entorno, muy propenso a utilizar otro tipo de aerolíneas. Y puestos a colmar mi insaciable vocación de aprender me encuentro con un interesante documental sobre Ryan Air que tras verlo a todos nos dan ganas de cambiar de aerolinea.
Aunque data de hace un par de años no tiene desperdicio.


Sorprende la falta de respeto con que los pilotos se refieren al pasaje, el entrenamiento a azafatos/as para que no exceden un nivel de calidad bajo en su trato al cliente o las técnica d monetización del pasaje mediante precios abusivos y reglajes incorrectos de basculas para el equipaje en cabina.

Toda una original estrategia empresarial que sin duda puede contribuir a destruir su propia categoría.

miércoles, 3 de julio de 2013

Entre el capital y el trabajo

Sin ser un experto economista (ni de los de forecast ni de los forenses que suelen abundar mas) pero si me comienza a cansar los economistas salvapatrias que extreman sus posiciones en tertulias de todoacien como unico mecanismo de defensa de una propuesta que es mas del pasado que del futuro. Son ya, denodados espantapájaros de un establishment que en el fondo solamente busca que todo permanezca igual que hasta ahora.  Suelen pendular sus posiciones económicas enfrentadas (del liberalismo al comunismo) y lo peor de todo es que esta maraña de nadería ha terminado reflejándose y anidando en la política. Con soluciones antagónicas, da la sensación de que se defiende una posición utópica para desmarcarse del oponente más que para conseguir ejecutar lo que se piensa.

Surge no obstante en esta desazón generalizada algunos movimientos económicos muy recomendables que pasan desapercibidos (como los partidos políticos que lo hacen bien). Quiero destacar la sensatez extrema de la teoría de la Economía del Bien Común de Cristian Febler que es un claro ejemplo de que si existe un futuro distinto, mucho más sostenible,
más razonado que no supone llevar a los extremos ni el capital, ni el trabajo. Os dejo una entrevista de este economista austriaco que respira sensatez por los cuatro costados.

Y después de verlo os diré que en el nivel micro de esta teoría sinceramente ahi me encuentro yo, desarrollando proyectos de largo plazo que tratan de generar valor en 360 grados como consecuencia de mezclar capital y trabajo. Como ocurre con lo otro... solamente unos cuantos lo entienden.

domingo, 19 de mayo de 2013

Un Elche CF en primera división ¿con estabilidad?

Ya estamos en primera. Pero ¿Y ahora que? Para una ciudad de tamaño medio como Elche, contar con un equipo de fútbol en primera división es una legítima aspiración histórica que resulta quimericamente alcanzable y muy difícilmente sostenible. Pero en cualquiera caso lo primero es celebrar una victoria que ha tardado en llegar. El recuerdo de tamaña gesta pasa mas por el imaginario en blanco y negro que por la alta definición actual pero se ha conseguido y sera un necesario motor económico, aspiracional y emocional para una maltrecha ciudad que sin duda merece la pena defender.

Una panorámica del Estadio Martinez Valero al completo desde mi asiento
Como suele ocurrir, el éxito no es fruto de la casualidad, parece que se ha trabajado en equipo a todos los niveles: deportivos, planificación, institucionales, políticos... Si lejos han quedado los histrionismos pasados propios de la burbuja que envuelve al fútbol, cerca han aparecido las tensiones propias de una sociedad anónima deportiva trufada de intereses (y deudas) y hoguera perfecta para las vanidades de actuales y posibles.

Tuve el privilegio de participar en alguna de las reuniones para enfocar la modernización del club el año pasado. Mi valoración era clara, la sostenibilidad a medio plazo de un proyecto deportivo (basado en pasión) pasa por el trabajo profesional y desinteresado a fondo sin aprovecharse de coyunturas para asuntos más propios que institucionales. Curaba yo antes de enfermar por sí acaso, pero se enfermó. Ahora los brindis silencian el ruido de sables que esperamos que no aparezcan esta semana porque ha sido el histórico cáncer de los clubs de fútbol.

Espero que el actual consejo de administración anteponga la institución y el trabajo concienzudo a medio plazo frente a la rápida resolución de una deuda histórica en manos de una inane Generalitat que delira con algún salvavidas de sospechosa filantropía.

Estuve muy cerca de formar parte de ese Consejo que hasta la fecha ha solido espantar a todos los cautos que se le han acercado. A pesar del desfilar de caras, solamente Pepe Sepulcre ha podido dar una estabilidad al club en las duras que ahora le hace aun mas falta en las maduras.

Celebremos el ascenso y que los despachos no pierdan lo que se ganó en el campo.

martes, 30 de abril de 2013

Tanto te acuerdas... tanto vales

Llevo algún tiempo trabajando en distintos proyectos en los que sin duda una de las principales actividades radica en la generación de una marca.

Sin marca las cosas serían olvidadizas y eso para bien o para mal lo aprendemos desde pequeños. El siguiente experimento me parece genial para entender la genialidad de un logo hasta para aquellos que nunca mienten.


¿Con cual te quedas?